22 marzo 2012

Riviera Maya Film Festival: Día dos

Por @ElCastillo

Canicula documental

El segundo día del Riviera Maya Film Festival transcurrió, al menos desde mi punto de vista, sin percances con organización. La parte frontal de las salas en la Plaza Pelícanos, donde se establece el festival, Playa Del Carmen, avanzó en su terminación de diseño y estética. Como todo primer festival siempre surgirá uno que otro problema, pero no han llegado, hasta ahora, a evitar la proyección o cancelación de alguna función.

De las funciones a las que pude asistir hoy, sólo una se llenó al máximo y fue en la presentación de la cinta El Sueño de Lu, donde también acudió el director Hari Sama y la protagonista del filme, Úrsula Pruneda.

Antes de continuar con el desglose y mini reseñas de los filmes vistos hoy, quisiera aclarar un punto sobre la esencia de éste nuevo festival.

Desde el momento de su inauguración, se ‘sintió’ el mood que tiene el festival. La cinta Les bien-aimés no es la típica crowdpleaser que atrape al público y que al terminar, la audiencia tenga ganas de más. No es el caso aquí. El RMFF quiere desarrollar su propia estética y tipo de enfoque muy personal y nuevo. Al igual, no es un festival glamoroso a los que estamos acostumbrados, si bien se invitó a celebridades extranjeras y nacionales, no es ése el punto del festival; aquí no es una pasarela. De haber querido hacer eso, desde ésta primera edición, hubiesen traído a invitados ‘fuertes’ de los que se olvidaría en mucho tiempo. El festival quiere atraer gente por los filmes, no por sus invitados, de haberse hecho así, la atención se la llevarían las estrellas dejando de lado los filmes.

También el tipo de promoción fue, en opinión propia, la ideal para este plan. No rebosaron de anuncios los periódicos nacionales ni extranjeros, ni hubo spots televisivos sobre el festival, sino que fue atrayendo gente desde un modo, digamos, sutil y sin exagerar. Pocos fueron los que se enteraron a tiempo sobre él, y al parecer, a la organización les gusta ser así, un tanto underground pero con buenos filmes y uno que otro actor reconocido ampliamente. No es el típico festival glamoroso, y no creo que alguna vez lo sea.

Pues bien, ahora un poco sobre lo que pude ver hoy sin ahondar mucho en detalles:

Canícula: Un documental que nos muestra las actividades de un grupo indígenas totonacas durante el tiempo de sequía al que se le nombra como el título del filme. Observamos el día a día de ésta comunidad y a algunos de las personas que influyen más en tradiciones y trabajo obrero de tal área. Desde una mujer que hace envases con barro, pasando por la agricultura hasta, y sin duda el centro del filme, los participantes de la danza de los voladores de Papantla. El director José Álvarez, nos retrata de forma ejemplar en su estupenda fotografía, todos estos sucesos que, por decirlo de alguna forma, son comunes y sin mucho glamour.

La encrucijada en que se vio este servidor, fue que, el filme no presenta nada nuevo en cuanto a material original. Sin duda hay decenas de documentales para tv sobre las tradiciones totonacas y en especial la de los voladores. Los mexicanos, al menos, estamos acostumbrados a verlos, no siempre tomando en cuenta lo que sucede detrás de la obra. El por qué de que no vemos el detrás de ésta obra, es, poco interesante o reamente no se tiene esa curiosidad. Realmente, yo no vi nada nuevo en este documental, si bien la forma en que captura la calma y pureza de esas comunidades sale bien lograda en tomas estupendas, creo que eso desgraciadamente lo que sobresale del filme y opaca a los personajes: la forma y no el material que vemos. Como trabajo cultural y educativo, puede funcionar, pero sin duda es muy subjetiva y experimental la forma en que Álvarez nos la presenta.

cesado Schneider

Cesado: Un interesante filme minimalista de la directora Daniela Schneider que nos presenta la vida de Juan, un hombre de edad mayor con mente de niño. La cinta es un tanto ambigua en cuanto a revelar el cómo de la enfermedad, que en escenas parece también sugerir que el hombre tuvo Alzheimer y de un día para otro, regresó el niño de 7 años a poseer su cuerpo. No es, sin duda, una comedia donde el adulto hace travesuras por el simple hecho de pensar como infante, pero la directora toma el tema a una entonación mayor y más cruda. Cómo actúa su esposa cuando está con él, ¿sentirá lástima o amor?. El hijo de ambos, en momentos parece desarrollar un síndrome de Edipo al ver que su madre no tiene con quien, pues, explotar su deseo sexual.

La esposa, al ser ya una mujer mayor, se inspecciona a sí misma en un baño público en una alberca y se da cuenta que no es la mujer de antes ni la más atrayente, y esta reflexión es mostrada en cámara, por los acercamientos a mujeres jóvenes y niñas en esa escena, lo que le da un plus a la directora en la forma de transmitir un pensamiento o emoción con imágenes y no con diálogos.

Es minimalista también en sus encuadres estáticos, y al tener poco diálogo, todo esto con el fin de mantener nuestros ojos en los actores sin preocuparnos por palabras. En pocas palabras, el mejor filme que pude apreciar ayer.

sueño lu

El Sueño de Lu: El filme es una suerte de versión mexicana de la cinta Rabbit Hole, donde una madre ante la pérdida de su hijo, es presa de un huracán de emociones y sensaciones. Lu es un filme con presupuesto, patrocinada por muchos nombres, y no creo que tenga problema al encontrar una audiencia (aunque no fiel) en algún estreno comercial. La cámara fluye; los escenarios son bien escogidos; las actuaciones recaen sobre Pruneda como la madre en duelo en busca de rencontrar una felicidad y sentido a su vida.

Si todo esto les suena conocido, es porque lo es. Tampoco presenta nada nuevo, ni en su tema, ni en su ejecución, y tampoco en su narrativa. La historia la conocemos de inicio a fin, y como sabemos, esa historia tiende a ser predecible y, para algunos (y yo), nada memorable.

Cedric Kahn Better Life

A Better Life (Une vie meilleure): Filme francés del director Cédric Kahn que se centra en el ir y venir de Yann, un chef que por azares del destino no encuentra un trabajo bien pagado y ronda las calles de Paris con el deseo de encontrar algo respetable. Un día de estos, conoce a Nadie, una chica franco-libanesa de la que se enamora y eventualmente, se haría pareja. Deciden comprar una casa abandonada cerca de un lago donde planearían abrir un restaurante, pero sorpresa la que se llevará por la cantidad de pagos, préstamos que le costará, pero la pareja decide seguir adelante y arriesgarse a endeudarse.

Pero obviamente, la vida no es fácil. Es por eso que sí, la pareja cae en adeudos de los que no pueden salir, sumado a esto su relación personal no se ve bien. Rompen la relación y ella va a Canadá por un empleo del que le ofertaron. Ella le deja a Yann su hijo de unos 10 años, y el filme mayormente, sigue la relación de estos dos personajes que llegan a odiarse y amarse casi en todo momento.

Sí, la historia suena conocida y la habremos visto antes: a un hombre por n ración se le ‘encarga’ un menor y algo cursi continúa. Esta no es excepción, aunque tampoco es miel sobre hojuelas. Las dificultades en las que se mete Yann con tal de salir adelante son además de realistas, pesimistas. A Nadie tampoco se le hace fácil la vida en Canadá y llegará un momento donde por mala suerte, le suceda algo que la llevará a una situación casi, sin esperanzas.

El tono decadente del filme no se nota como tal en la fotografía, no es tan pesada en ese sentido, sino que es sobria, natural, sin exageraciones que busquen generar algo en el espectador. Simplemente un filme que habremos visto antes, mostrado de una forma diferente, pero no necesariamente mejor.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Por favor, no olvides opinar acerca de este artículo. Tus comentarios son muy valiosos.